Archivo de la etiqueta: varones de Dios

Durante mi devocional…

Amados hermanos, esta mañana durante mi devocional, Dios sensibilizó mi corazón para recordar, meditar y charlar con El acerca de Escuela para Padres, pidiéndole por cada uno de los varones graduados.

El tema de mi conversación con Dios fue que entre nosotros, muchas veces hemos hablado acerca de lo grande que es Dios así como Su gran poder, sin embargo —al menos por mi parte—, en más de una ocasión me he comportado como alguien que lo sabe, que lo cree, pero que también piensa que quizás por mis errores, fallas y pecados (aun genuinamente arrepentido), no soy digno de recibir una manifestación de Su grandeza en mi vida. Seguramente sigo atrapado en alguna cultura heredada.

Esta mañana a través de la lectura del libro de Job, he sido confrontado y desafiado —como un varón graduado—, a comprender claramente que para Dios no existe reto o problema más grande que El y Su poder. Para Dios no existe una severa enfermedad que El no pueda sanar si es Su Voluntad. No existe en toda la tierra un alma perdida que El no pueda encontrar y llevar a los pies de Jesús. No existe un daño tan grande en nuestra relación con nuestra esposa que El no pueda sanar y restaurar. No hay desorden o desfalco financiero que El no pueda solventar y ordenar (Jeremías 10:12). Usted y yo como graduados de EPP, somos llamados a comprender que esto es una realidad, así como a que con nuestra forma de conducirnos diariamente, seamos un claro y firme testimonio de que estamos convencidos de esto, especialmente cuando las cosas o circunstancias son o pudieran ser adversas.

Mi confianza es plena en Dios

Mi confianza es plena en Dios

Las caídas y tropiezos (en menor cantidad conforme Jesús crece en nosotros), serán parte de nuestro caminar, pero también la restauración de Dios en nuestras vidas y en nuestras relaciones matrimoniales y hogares, es tema primordial de Dios en y con nosotros. Por lo tanto, estoy convencido de que debemos ser varones que confiamos en que todo momento, El está obrando para nuestro favor y conforme a Su perspectiva (Hebreos 11:1-4).

Amado hermano… yo suplico a Dios porque usted y yo vivamos convencidos de que en todo momento, contexto, evento, situación o circunstancia —y aun sin nuestra ayuda—, si hemos sido genuinos en nuestro arrepentimiento y hemos hecho de Jesús nuestro Señor, Dios trabaja en nosotros y El completará Su obra en cada uno.

Durante el reciente seminario de la 3a. Generación de graduados en Acapulco (93 de Latinoamérica), los más de 30 servidores por supuesto que fuimos testigos del gran poder de Dios, pero más impactante ha sido, el nuevamente ser testigo de Su gran misericordia. Oh Señor cuán grande es tu misericordia que a pesar de nosotros mismos nos otorgas el privilegio de servirte, y al mismo tiempo, ser nuevamente reconciliados, sanados y restaurados en y por Cristo Jesús, para Tu honra y gloria.
Pido a Dios en el nombre de Jesús, que la vida de cada uno de nosotros los graduados, sea a partir de ahora, un reflejo de la misericordia, amor, compasión, orden, grandeza y poder de Dios. Que seamos ante nuestra familia, iglesia y comunidad, un claro testimonio de varones que anhelamos Su presencia más que sus bendiciones.

Damos gracias a Dios por cada uno de los nuevos graduados, así como por los servidores y su abrumador nivel de entrega y servicio para la obra del Espíritu Santo durante este seminario. Dios es extraordinariamente fascinante!

Seguimos en contacto y recuerde que… Debe Vivir el Padre para que Viva la Familia!

Jesús de Avila

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Compromiso vs Devoción – Una muy profunda diferencia!

Conversación durante una reunión de trabajo en seminario realizado en Mazatlán

Conversación durante una reunión de trabajo en seminario realizado en Mazatlán

Muy frecuentemente entre varones que participamos en reuniones de trabajo ministeriales, ya sea por confirmar positivamente o en tono de queja, se toca el tema del “compromiso” hacia la obra de Dios, o hacia el ministerio en el cual Dios nos ha colocado. Las expresiones más escuchadas (al menos en las charlas que yo he participado), son:

  • “Creo que el nivel de compromiso de algunos hermanos es muy  pobre o nulo”
  • “Definitivamente aquí no hay copromiso con la obra”
  • “Debería existir mayor compromiso”
  • “La gente no cumple por falta de compromiso”
  • “Los hermanos no participan porque les falta comprometerse con Dios”
  • “Cualquiera que quiera trabajar en la obra de Dios, deber estar comprometido”
  • “Si queremos que el ministerio crezca debemos estar comprometidos”
  • “Si queremos que la Iglsia crezca, debemos estar comprometidos”

Y así podría mencionar más frases.

Desde hace algunos años estoy completamente convencido de que el nivel de compromiso con o hacia Dios, y hacia su obra, no es algo que Jesús espera o demanda para utilizarnos. Durante el estudio de Mateo 13, en el versículo 44, Dios me ha confirmado que lo que Jesús anhela —más que un compromiso— es una completa devoción hacia El, así como un genuino esfuerzo por edificar mi relación personal con El, al grado de dejar todo —incluyendo lo más valioso que considero tener—, para ir en pos de Él.

varonesdevotos-2Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo“. Mateo 13:44 (RV 1960)

Es importante observar que en este pasaje, el hombre que encuentra el tesoro lo guarda de nuevo y determina ir a vender todo lo que tiene para adquirir el lugar o terreno donde lo encontró. Lo relevante aquí es que el tesoro que encontró no es algo material —ya que ni siquiera lo utilizo para comprar el terreno donde lo encontró—, pero si fue algo que considero muy valioso, tan valioso que estuvo dispuesto a dejarlo todo por el, incluyendo sus compromisos personales.

En nuestra cultura, el compromiso tiene que ver con lo que yo deseo o creo que puedo o debo hacer para Dios, mientras que la devoción tiene que ver con mi agradecimiento hacia Jesús por lo que El ya ha hecho, y ahora sigue haciendo en y por mí.

El compromiso más grande que yo haga, siempre estará relacionado con una perspectiva de reconocer mi nivel de entrega y compararlo con el nivel de entrega en alguien más, mientras que la devoción está enfocada en agradar a Jesús, asi como en el agradarme en sus ordenanzas y respuestas, independientemente de cuales sean.

Un compromiso siempre podrá ser cancelado o postergado en caso de ser necesario por diversas razones, mientras que la devoción se manifestará siempre ante cualquier situación.

Compromiso en general es un termino serio y formal, mientras que la devoción evoca una actitud de mayordomia y humildad.

Estoy claro en que en más de algún varón de Dios, su nivel de compromiso le ha permitido desarrollar y completar con eficacia más de alguna o varias obras para el Señor, y doy gracias a Dios por ello. Pero también estoy muy claro en creer que la conversación que Jesús tendrá conmigo al estar cara a cara frente a Él, tendrá más que ver con la devoción con la cual me esforcé y fui valiente —para por encima de todas las cosas y aun mis “compromisos” personales—, buscar Su Presencia y relacionarme con Él, más aun que para trabajar en Su obra.

varonesdevotos-3

Varones agradecidos y devotos

Este es un magnífico momento para recordar y reflexionar que nuestra situación actual individual, familiar, ministerial, laboral y social, es un reflejo de nuestra devoción hacia nuestro Señor Jesús.

Pido a Dios en el nombre de Cristo Jesús, que en este 2014, nosotros los varones graduados de EPP —con la ayuda del Espíritu Santo—, desarrollemos una plena devoción en y por Jesús, tan clara, profunda e intensa, que en más de una ocasión sea suficiente testimonio para que otros anhelen acercarse a Él y entregarse a sus hermosos pies.

Que Dios todo poderoso creador de todas las cosas y dador de vida, nos sostenga con buen ánimo a través de todas las pruebas y obstáculos que sin lugar a dudas se presentarán en nuestro camino de servicio.

Reciban bendición y seguimos en contacto…

“Debe Vivir el padre, para que Viva la Familia!.

2 comentarios

Archivado bajo Entre Varones