Archivo de la etiqueta: jesus de avila

Sed en el desierto…

Una historia o anécdota de autor anónimo y que no podemos comprobar si es real o no, considero es una herramienta clara y exacta para interpretar (aunque no en su totalidad), como obra Dios en el proceso de la formación de  un líder conforme a Su corazón, así como también, como una magnifica oportunidad para reflexionar en lo que haríamos… o más bien, lo que debemos hacer si es que confiamos en Dios y en las herramientas que El utiliza para forjar nuestro carácter conforme al de Jesús, en caso de que la situación que este autor describe se nos presente.

La Historia o Anécdota:

Perdido en el desierto...

Perdido en el desierto…

Un hombre estaba perdido en el desierto ya resignado a morir de sed. A punto de deshidratarse, llegó a una cabaña abandonada ya sin ventanas y casi desmoronada. Como pudo, se refugió bajo una pequeña sombra tratando de huir del intenso y ardiente calor desértico. Mirando alrededor encontró una vieja y oxidada bomba de agua. Se arrastró hasta ella, agarro la manija, y parándose con dificultad comenzó a bombear… a bombear y a bombear varias veces sin parar, pero aparte de escuchar un ruido que indicaba indudable resequedad, el agua no salió.

Sin esperanza y agotado, el hombre cayo con todo su peso hacia atrás. Tirado en el suelo, volteando un poco su rostro descubrió que a su lado había una vieja y empolvada botella cerrada. La tomo en sus manos removiendo el polvo y suciedad, y entonces pudo leer una nota pegada que decía: “Amigo mio, para saciar su sed usted necesita primero preparar la bomba derramando sobre ella toda el agua de esta botella. Después ─y solo después de haber vertido toda el agua de la botella─, bombee varias veces y comenzará a recibir un chorro de refrescante agua proveniente de un profundo torrente que pasa por debajo de esta cabaña. Una vez saciada su sed y recuperadas  sus fuerzas, haga el favor de llenar la botella otra vez antes de partir, para que el próximo viajero también reciba esta bendición.”

El hombre abrió la tapa de la botella y en efecto… la botella estaba casi llena de agua! De inmediato el se vio envuelto en un nuevo dilema,  mismo que hasta hacía unos minutos en su mente nunca se hubiera imaginado. Se dio cuenta que si bebiese aquella agua quizás podría sobrevivir, mientras que si la vertiese  en la vieja bomba herrumbrada y no funcionara, ahí mismo moriría de sed.

¿Qué hacer entonces?… ¿Vaciar el agua en la bomba para subir y bajar la palanca esperando recibir agua fresca?, o ¿beber el agua en la botella ignorando el mensaje y procurar salvar su vida?… ¿Qué haría yo en ese lugar?… ¿Qué haría usted?… realmente… ¿Qué haríamos si fuéramos los protagonistas de esta anécdota?

El autor describe que el varón finalmente decidió vaciar toda el agua en la bomba, agarrar la manija y comenzar a bombear. La bomba comenzó a crujir y rechinar sin arrojar agua!. Siguió adelante y cuando más desesperado se sentía, de la bomba comenzó a surgir un hilito de agua, mismo que poco a poco se fue convirtiendo en un más grueso flujo hasta que el agua se derramaba a sus pies con abundancia.

¿En qué desea Dios que yo invierta antes de derramar Su bendición?

¿En qué desea Dios que yo invierta antes de derramar Su bendición?

Para alivio del hombre, a través de la vieja bomba y después de la decisión y esfuerzo, Dios le proveyó de agua fresca y cristalina. Después de saciar su sed y prácticamente bañarse, él llenó de agua la botella y la cerró como el mensaje lo indicaba, solo que de su cosecha a la nota le agregó la siguiente leyenda:  “Crea, esto funciona!… usted necesita vaciar toda el agua antes de poder obtener nueva y fresca”

Estoy seguro que como yo, por supuesto que usted ya esta identificando algunas (si no es que todas), las lecciones que Dios nos enseña para aplicar en nuestra vida a través de esta anécdota.

  • ¿Estamos pasando por una etapa que representa un desierto en nuestra formación como líderes?
  • ¿Hemos llegado a un punto en que nuestra necesidad física, emocional, relacional, familiar, conyugal, económica, profesional o espiritual, es tan intensa como la sed en el desierto?
  • ¿Qué nos esta pidiendo Dios que vaciemos de la botella para entregarnos a cambio?
  • ¿En qué Dios nos esta solicitando invertir antes de recibir Su extraordinaria provisión?
  • ¿Qué nos esta solicitando Dios sembrar antes de entregarnos abundante cosecha?
  • ¿En qué Dios nos esta pidiendo prepararnos antes de asignarnos una nueva tarea para Su Honra y Gloria?

Amados hermanos, tenemos el privilegio de decidir quedarnos quietos y conformes en saber que Dios esta obrando en nuestra vida, sin esforzarnos por alcanzar lo que El ya tiene preparado para nosotros en esta tierra y que por cierto siempre será mucho mejor de lo que nosotros podemos desear o creer necesitar, o decidir dar pasos firmes en seguir Su sabia instrucción, confiando plenamente que aunque lo que nos pide parece ser una locura, El conoce lo que genuinamente necesitamos y lo suplirá.

En situaciones similares en alguna de nuestras áreas de vida: ¿Cuántas veces nos hemos quedado parados conformándonos en una zona de confort, cuando hubiéramos podido levantarnos para conquistar las significativas victorias que Dios ya nos otorgó y por las cuales El nos pide ir?

¿Qué nos falta, o… cuál es la diferencia entre decidir vaciar el agua que esta guardada en la vieja botella cerrada, para conseguir la nueva y fresca agua que Dios desea otorgarnos en abundancia?

¡Oh Dios Padre Santo y lleno de misericordia!… ten compasión de cada uno de nosotros y revélanos la terrible magnitud de las consecuencias que nos afectan y alcanzan a nuestras familias, cuando decidimos colocar nuestras necesidades personales antes que Tu sabia voluntad. Por favor transfórmanos Señor conforme a Tu corazón, te lo pedimos en el nombre de Cristo Jesús, amén, amén.

Dios complete Su obra en cada unos de nosotros.

“Debe Vivir el Padre para que Viva La Familia!”

Hermano Jesús de Avila

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Entre Varones

Ajuste a mi perspectiva…

old-people-holding-hands2Como seres humanos, ninguno de nosotros podrá tener una relación con otra persona que no tenga una arruga o alguna verruga en algún lugar. La idea intachable de ‘felices para siempre’ sólo existe en los cuentos de hadas. Creo que hay algo de mérito a una descripción que leí una vez escrita por una pareja casada que se definían como “felices incompatibles”. A Ruth le gusta decir: “Si dos personas están de acuerdo en todo, uno de ellos es innecesario”. Cuanto antes aceptemos esto como un hecho de la vida otorgada por Dios, será mejor para ayudarnos a adaptarnos a los demás —y por supuesto a nuestras esposas— y disfrutar de estar juntos. “Felizmente incompatible” es un magnífico ajuste que podemos hacer a nuestra perspectiva hacia nuestra relación conyugal.

-Billy Graham

Nota: La idea original de esta publicación fue tomada de la bitácora de J.R. Briggs autor del libro “Cuando Dios dice que saltes, salta”. El texto aquí expuesto, fue escrito originalmente en Inglés por Billy Graham, traducido y adaptado por Jesús de Avila.

Debe Vivir el Padre pra que Viva La Familia!

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Entre Varones