Archivo de la etiqueta: escuela para padres guadalajara

Sed en el desierto…

Una historia o anécdota de autor anónimo y que no podemos comprobar si es real o no, considero es una herramienta clara y exacta para interpretar (aunque no en su totalidad), como obra Dios en el proceso de la formación de  un líder conforme a Su corazón, así como también, como una magnifica oportunidad para reflexionar en lo que haríamos… o más bien, lo que debemos hacer si es que confiamos en Dios y en las herramientas que El utiliza para forjar nuestro carácter conforme al de Jesús, en caso de que la situación que este autor describe se nos presente.

La Historia o Anécdota:

Perdido en el desierto...

Perdido en el desierto…

Un hombre estaba perdido en el desierto ya resignado a morir de sed. A punto de deshidratarse, llegó a una cabaña abandonada ya sin ventanas y casi desmoronada. Como pudo, se refugió bajo una pequeña sombra tratando de huir del intenso y ardiente calor desértico. Mirando alrededor encontró una vieja y oxidada bomba de agua. Se arrastró hasta ella, agarro la manija, y parándose con dificultad comenzó a bombear… a bombear y a bombear varias veces sin parar, pero aparte de escuchar un ruido que indicaba indudable resequedad, el agua no salió.

Sin esperanza y agotado, el hombre cayo con todo su peso hacia atrás. Tirado en el suelo, volteando un poco su rostro descubrió que a su lado había una vieja y empolvada botella cerrada. La tomo en sus manos removiendo el polvo y suciedad, y entonces pudo leer una nota pegada que decía: “Amigo mio, para saciar su sed usted necesita primero preparar la bomba derramando sobre ella toda el agua de esta botella. Después ─y solo después de haber vertido toda el agua de la botella─, bombee varias veces y comenzará a recibir un chorro de refrescante agua proveniente de un profundo torrente que pasa por debajo de esta cabaña. Una vez saciada su sed y recuperadas  sus fuerzas, haga el favor de llenar la botella otra vez antes de partir, para que el próximo viajero también reciba esta bendición.”

El hombre abrió la tapa de la botella y en efecto… la botella estaba casi llena de agua! De inmediato el se vio envuelto en un nuevo dilema,  mismo que hasta hacía unos minutos en su mente nunca se hubiera imaginado. Se dio cuenta que si bebiese aquella agua quizás podría sobrevivir, mientras que si la vertiese  en la vieja bomba herrumbrada y no funcionara, ahí mismo moriría de sed.

¿Qué hacer entonces?… ¿Vaciar el agua en la bomba para subir y bajar la palanca esperando recibir agua fresca?, o ¿beber el agua en la botella ignorando el mensaje y procurar salvar su vida?… ¿Qué haría yo en ese lugar?… ¿Qué haría usted?… realmente… ¿Qué haríamos si fuéramos los protagonistas de esta anécdota?

El autor describe que el varón finalmente decidió vaciar toda el agua en la bomba, agarrar la manija y comenzar a bombear. La bomba comenzó a crujir y rechinar sin arrojar agua!. Siguió adelante y cuando más desesperado se sentía, de la bomba comenzó a surgir un hilito de agua, mismo que poco a poco se fue convirtiendo en un más grueso flujo hasta que el agua se derramaba a sus pies con abundancia.

¿En qué desea Dios que yo invierta antes de derramar Su bendición?

¿En qué desea Dios que yo invierta antes de derramar Su bendición?

Para alivio del hombre, a través de la vieja bomba y después de la decisión y esfuerzo, Dios le proveyó de agua fresca y cristalina. Después de saciar su sed y prácticamente bañarse, él llenó de agua la botella y la cerró como el mensaje lo indicaba, solo que de su cosecha a la nota le agregó la siguiente leyenda:  “Crea, esto funciona!… usted necesita vaciar toda el agua antes de poder obtener nueva y fresca”

Estoy seguro que como yo, por supuesto que usted ya esta identificando algunas (si no es que todas), las lecciones que Dios nos enseña para aplicar en nuestra vida a través de esta anécdota.

  • ¿Estamos pasando por una etapa que representa un desierto en nuestra formación como líderes?
  • ¿Hemos llegado a un punto en que nuestra necesidad física, emocional, relacional, familiar, conyugal, económica, profesional o espiritual, es tan intensa como la sed en el desierto?
  • ¿Qué nos esta pidiendo Dios que vaciemos de la botella para entregarnos a cambio?
  • ¿En qué Dios nos esta solicitando invertir antes de recibir Su extraordinaria provisión?
  • ¿Qué nos esta solicitando Dios sembrar antes de entregarnos abundante cosecha?
  • ¿En qué Dios nos esta pidiendo prepararnos antes de asignarnos una nueva tarea para Su Honra y Gloria?

Amados hermanos, tenemos el privilegio de decidir quedarnos quietos y conformes en saber que Dios esta obrando en nuestra vida, sin esforzarnos por alcanzar lo que El ya tiene preparado para nosotros en esta tierra y que por cierto siempre será mucho mejor de lo que nosotros podemos desear o creer necesitar, o decidir dar pasos firmes en seguir Su sabia instrucción, confiando plenamente que aunque lo que nos pide parece ser una locura, El conoce lo que genuinamente necesitamos y lo suplirá.

En situaciones similares en alguna de nuestras áreas de vida: ¿Cuántas veces nos hemos quedado parados conformándonos en una zona de confort, cuando hubiéramos podido levantarnos para conquistar las significativas victorias que Dios ya nos otorgó y por las cuales El nos pide ir?

¿Qué nos falta, o… cuál es la diferencia entre decidir vaciar el agua que esta guardada en la vieja botella cerrada, para conseguir la nueva y fresca agua que Dios desea otorgarnos en abundancia?

¡Oh Dios Padre Santo y lleno de misericordia!… ten compasión de cada uno de nosotros y revélanos la terrible magnitud de las consecuencias que nos afectan y alcanzan a nuestras familias, cuando decidimos colocar nuestras necesidades personales antes que Tu sabia voluntad. Por favor transfórmanos Señor conforme a Tu corazón, te lo pedimos en el nombre de Cristo Jesús, amén, amén.

Dios complete Su obra en cada unos de nosotros.

“Debe Vivir el Padre para que Viva La Familia!”

Hermano Jesús de Avila

Deja un comentario

Archivado bajo Entre Varones

Los planes para el 2014!…

Dando gracias a Dios por habernos permitido participar durante el Segundo Seminario de EPP celebrado en la ciudad de Acapulco, Guerrero, el pasado mes de Noviembre, hoy dedicamos unas lineas para compartir un mensaje Navideño y de Año Nuevo sencillo y distinto, pidiendo a Dios que sea significativo y edificante para cada uno de nosotros.

ano-nuevo-para-cristianosPor lo regular —aun entre hermanos cristianos—, los deseos en estas fechas están enfocados en satisfacer o alcanzar cosas, metas o aspectos (aun los espirituales), que tienen más que ver más con nuestra necesidad, nuestro pensar y sentir… cuando quizas debieran ser enfocados en lo que Dios quiere o desea para nosotros!

Un plan especifico y perfecto en la mente de Dios para cada uno de nosotros. Eso es lo que La Palabra nos enseña que Dios tiene para cada uno, y aunque quizas no a todos se hos ha sido revelado, o no todos nos hemos hecho a la tarea de discernirlo, o inclusive no todos lo creamos, a través de profundos estudios de La Palabra, se establece como una realidad en nuestra vida.

Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes afirma el Señor, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.” – Jeremías 29:11

Jeremías 29: 12-13 promete: “Entonces me invocaréis, y vendréis y oraréis a mí, y yo os oiré; y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.”

Filipenses 1:6 pide que confiemos: “Estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo.”

Con esto como fundamento, para cada uno de ustedes los graduados de Escuela para Padres Duranno, deseo que en esta Navidad y Año Nuevo, el plan perfecto de Dios les sea revelado claramente a través de una busqueda profunda (como nunca antes), de la Presencia de Dios en sus vidas, a través de una constante y muy íntima (como nunca antes) relación personal con nuestro Rey y Salvador, Jesús.

Muchas gracias Dios porque a pesar de nosotros mismos, tu nos sostienes y nos mantienes en un lugar que de ninguna manera merecemos. Como bien describe y distingue Bill Haybels en su libro Axioma, “Solo a Dios” se le pudo ocurrir que a cada uno de nosotros El nos haya rescatado, para ahora otorgarnos una vida plena en Cristo Jesús, aun en medio de cirsunstancias adversas, y a pesar de nosotros mismos, y sirviéndole! Gracias mi Señor… Jesús!

Gracias a Dios por la vida de todos y cada uno de los graduados a quienes Dios nos otorgó la oportunidad de servirle durante este 2013 a través de EPP, y muchas gracias a Dios por la vida de cada uno de los que se graduaron en este año. Y sobre todo, gracias Señor Jesús por estar obrando en nuestras vidas, llegando justo a tiempo para salvar vidas,  matrimonios y familias, que se consideraban ya como perdidas… “Solo Tú puedes hacer estas cosas”, otorgándonos la oportunidad de ser testigos de Tu maravillosa obra.

Muchs gracias Senor Jesús por estar tranformando nuestro país a través de este desafiante y maravilloso ministerio que has establecido en nuestro país, siendo sembrado a través de nuestros hermanos Coreanos. Dios te pedimos que ellos y su país, sean bendecidos y prosperados en mayor proporción de lo que a través de ellos tu nos bendices, en el nombre de Crsito Jesús, amén, amén

Feliz Navidad y un apasionado y entregado a Dios Año Nuevo 2014! Reciban todos ustedes un cálido abrazo de graduado de EPP.

Ensancha Señor Tu territorio en todos nosotros!
Debe Vivir el Padre, para que Viva la Familia!

Jesús de Avila

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized