Archivo de la etiqueta: escuela de varones

Durante mi devocional…

Amados hermanos, esta mañana durante mi devocional, Dios sensibilizó mi corazón para recordar, meditar y charlar con El acerca de Escuela para Padres, pidiéndole por cada uno de los varones graduados.

El tema de mi conversación con Dios fue que entre nosotros, muchas veces hemos hablado acerca de lo grande que es Dios así como Su gran poder, sin embargo —al menos por mi parte—, en más de una ocasión me he comportado como alguien que lo sabe, que lo cree, pero que también piensa que quizás por mis errores, fallas y pecados (aun genuinamente arrepentido), no soy digno de recibir una manifestación de Su grandeza en mi vida. Seguramente sigo atrapado en alguna cultura heredada.

Esta mañana a través de la lectura del libro de Job, he sido confrontado y desafiado —como un varón graduado—, a comprender claramente que para Dios no existe reto o problema más grande que El y Su poder. Para Dios no existe una severa enfermedad que El no pueda sanar si es Su Voluntad. No existe en toda la tierra un alma perdida que El no pueda encontrar y llevar a los pies de Jesús. No existe un daño tan grande en nuestra relación con nuestra esposa que El no pueda sanar y restaurar. No hay desorden o desfalco financiero que El no pueda solventar y ordenar (Jeremías 10:12). Usted y yo como graduados de EPP, somos llamados a comprender que esto es una realidad, así como a que con nuestra forma de conducirnos diariamente, seamos un claro y firme testimonio de que estamos convencidos de esto, especialmente cuando las cosas o circunstancias son o pudieran ser adversas.

Mi confianza es plena en Dios

Mi confianza es plena en Dios

Las caídas y tropiezos (en menor cantidad conforme Jesús crece en nosotros), serán parte de nuestro caminar, pero también la restauración de Dios en nuestras vidas y en nuestras relaciones matrimoniales y hogares, es tema primordial de Dios en y con nosotros. Por lo tanto, estoy convencido de que debemos ser varones que confiamos en que todo momento, El está obrando para nuestro favor y conforme a Su perspectiva (Hebreos 11:1-4).

Amado hermano… yo suplico a Dios porque usted y yo vivamos convencidos de que en todo momento, contexto, evento, situación o circunstancia —y aun sin nuestra ayuda—, si hemos sido genuinos en nuestro arrepentimiento y hemos hecho de Jesús nuestro Señor, Dios trabaja en nosotros y El completará Su obra en cada uno.

Durante el reciente seminario de la 3a. Generación de graduados en Acapulco (93 de Latinoamérica), los más de 30 servidores por supuesto que fuimos testigos del gran poder de Dios, pero más impactante ha sido, el nuevamente ser testigo de Su gran misericordia. Oh Señor cuán grande es tu misericordia que a pesar de nosotros mismos nos otorgas el privilegio de servirte, y al mismo tiempo, ser nuevamente reconciliados, sanados y restaurados en y por Cristo Jesús, para Tu honra y gloria.
Pido a Dios en el nombre de Jesús, que la vida de cada uno de nosotros los graduados, sea a partir de ahora, un reflejo de la misericordia, amor, compasión, orden, grandeza y poder de Dios. Que seamos ante nuestra familia, iglesia y comunidad, un claro testimonio de varones que anhelamos Su presencia más que sus bendiciones.

Damos gracias a Dios por cada uno de los nuevos graduados, así como por los servidores y su abrumador nivel de entrega y servicio para la obra del Espíritu Santo durante este seminario. Dios es extraordinariamente fascinante!

Seguimos en contacto y recuerde que… Debe Vivir el Padre para que Viva la Familia!

Jesús de Avila

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Compromiso vs Devoción – Una muy profunda diferencia!

Conversación durante una reunión de trabajo en seminario realizado en Mazatlán

Conversación durante una reunión de trabajo en seminario realizado en Mazatlán

Muy frecuentemente entre varones que participamos en reuniones de trabajo ministeriales, ya sea por confirmar positivamente o en tono de queja, se toca el tema del “compromiso” hacia la obra de Dios, o hacia el ministerio en el cual Dios nos ha colocado. Las expresiones más escuchadas (al menos en las charlas que yo he participado), son:

  • “Creo que el nivel de compromiso de algunos hermanos es muy  pobre o nulo”
  • “Definitivamente aquí no hay copromiso con la obra”
  • “Debería existir mayor compromiso”
  • “La gente no cumple por falta de compromiso”
  • “Los hermanos no participan porque les falta comprometerse con Dios”
  • “Cualquiera que quiera trabajar en la obra de Dios, deber estar comprometido”
  • “Si queremos que el ministerio crezca debemos estar comprometidos”
  • “Si queremos que la Iglsia crezca, debemos estar comprometidos”

Y así podría mencionar más frases.

Desde hace algunos años estoy completamente convencido de que el nivel de compromiso con o hacia Dios, y hacia su obra, no es algo que Jesús espera o demanda para utilizarnos. Durante el estudio de Mateo 13, en el versículo 44, Dios me ha confirmado que lo que Jesús anhela —más que un compromiso— es una completa devoción hacia El, así como un genuino esfuerzo por edificar mi relación personal con El, al grado de dejar todo —incluyendo lo más valioso que considero tener—, para ir en pos de Él.

varonesdevotos-2Además, el reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo“. Mateo 13:44 (RV 1960)

Es importante observar que en este pasaje, el hombre que encuentra el tesoro lo guarda de nuevo y determina ir a vender todo lo que tiene para adquirir el lugar o terreno donde lo encontró. Lo relevante aquí es que el tesoro que encontró no es algo material —ya que ni siquiera lo utilizo para comprar el terreno donde lo encontró—, pero si fue algo que considero muy valioso, tan valioso que estuvo dispuesto a dejarlo todo por el, incluyendo sus compromisos personales.

En nuestra cultura, el compromiso tiene que ver con lo que yo deseo o creo que puedo o debo hacer para Dios, mientras que la devoción tiene que ver con mi agradecimiento hacia Jesús por lo que El ya ha hecho, y ahora sigue haciendo en y por mí.

El compromiso más grande que yo haga, siempre estará relacionado con una perspectiva de reconocer mi nivel de entrega y compararlo con el nivel de entrega en alguien más, mientras que la devoción está enfocada en agradar a Jesús, asi como en el agradarme en sus ordenanzas y respuestas, independientemente de cuales sean.

Un compromiso siempre podrá ser cancelado o postergado en caso de ser necesario por diversas razones, mientras que la devoción se manifestará siempre ante cualquier situación.

Compromiso en general es un termino serio y formal, mientras que la devoción evoca una actitud de mayordomia y humildad.

Estoy claro en que en más de algún varón de Dios, su nivel de compromiso le ha permitido desarrollar y completar con eficacia más de alguna o varias obras para el Señor, y doy gracias a Dios por ello. Pero también estoy muy claro en creer que la conversación que Jesús tendrá conmigo al estar cara a cara frente a Él, tendrá más que ver con la devoción con la cual me esforcé y fui valiente —para por encima de todas las cosas y aun mis “compromisos” personales—, buscar Su Presencia y relacionarme con Él, más aun que para trabajar en Su obra.

varonesdevotos-3

Varones agradecidos y devotos

Este es un magnífico momento para recordar y reflexionar que nuestra situación actual individual, familiar, ministerial, laboral y social, es un reflejo de nuestra devoción hacia nuestro Señor Jesús.

Pido a Dios en el nombre de Cristo Jesús, que en este 2014, nosotros los varones graduados de EPP —con la ayuda del Espíritu Santo—, desarrollemos una plena devoción en y por Jesús, tan clara, profunda e intensa, que en más de una ocasión sea suficiente testimonio para que otros anhelen acercarse a Él y entregarse a sus hermosos pies.

Que Dios todo poderoso creador de todas las cosas y dador de vida, nos sostenga con buen ánimo a través de todas las pruebas y obstáculos que sin lugar a dudas se presentarán en nuestro camino de servicio.

Reciban bendición y seguimos en contacto…

“Debe Vivir el padre, para que Viva la Familia!.

2 comentarios

Archivado bajo Entre Varones

El Efecto del Padre…

Damos gracias a Dios por el privilegio de habernos permitido ser parte del equipo de servidores durante el pasado seminario (9a. Generación de Puerto Vallarta, 81 de Latinoamérica), celebrado en nuestra Iglesia.

Como siempre, la obra de Dios se ve manifiesta y se experimienta antes, durante y después del seminario, y a pesar de nosotros mismos. En esta ocasión se graduaron 30 varones. Todos nuevamente en un mismo sentir nos esforzamos por alcanzar el más profundo nivel de obediencia para que el propósito de Dios se completará en cada varón estudiante y servidor!.

Retroalimentando en todo lo que acontenció, aunado al mensaje original del Pastor Ha Young-jo (fundador de Duranno), a mi corazón llego el siguiente discernimiento, y del cual estoy convencido es una realidad:

9a. Generación de Puerto Vallarta, 81 de Latinoamérica

9a. Generación de Puerto Vallarta, 81 de Latinoamérica

En Escuale para Padres no estamos haciendo algo porque funciona, hacemos algo porque es Bíblico. Lo hacemos conforme a la Voluntad de Dios, y le dejamos a El los resultados. El éxito de cada seminario no se mide por el número de estudiantes graduados, ni por la manifestación de la obra que Dios hace en estudiantes y servidores (eso es una espectacular consecuencia), el éxito se mide en nuestra obediencia.

En Escuela para Padres Duranno, no impartimos motivación, compartimos La Verdad que guía hacia la reconciliación con Dios.  Y ese es el ministerio que se nos fue entregado por Jesús.

A través de cada seminario, hemos aprendido que el efecto del padre en los hijos, tampoco tiene forma de ser medido bajo nuestros parámetros humanos, pero a través del seminario, Dios nos revela y confronta con la escencia de su inimaginable magnitud, dandónos la oportunidad de reconocer nuestros fatales errores y arrepentirnos, para entonces ser levantados por Su Mano Poderosa, para reconciliarnos primeramente con El, y restaurar lo que El ya también planeo y determino que sea restaurado. Les invito a ver el siguiente video relacionado con este tema: http://www.youtube.com/watch?v=1ElgFtpTcpM

Gracias Padre eterno por otorgarnos una vez más el privilegio de servirte, y en esta ocasión de manera muy espcial, te damos gracias por haber permito que nuestros hermanos de Acapulco pudieran acompañarnos y servir también en tu obra. Para nosotros ellos son gran ejemplo de agradecimiento hacia a Tí y entrega.

Padre justo y eterno… hoy declaro ante ti que el perdón que otorgo a mi padre es genuino, desde lo más profundo de mi corazón. No borres Dios el nombre de mi padre del Libro de la Vida del Cordero. te lo pido en el nombre de tu hijo amado, mi Rey y Salvador, Jesús. Amén, amén.

Señor, Yo Soy Padre!
Email: yosoypadre@hotmail.com

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Un Sacerdote en Casa…

“La mayoría de los hombres fracasan por no reconocer que tienen que cumplir en sus hogares un ministerio de sacerdotes”

Es una frase escrita por Edwin Louis Cole (autor de Hombría al Máximo) que encontré en un artículo titulado ¿Hay un SACERDOE en su casa? Publicado en la revista m, editada por Ediciones Ariel. El artículo lo complete de leer en un lugar con las mínimas características para ser el ideal donde Dios habla al corazón, sin embargo Su Voz fue clara, y partir de ese momento puedo compartir que mi cumplimiento diario como un genuino sacerdote en mi casa, finalmente ha iniciado.

En el artículo, el autor (Edwin Louis Cole), describe  que un día sonó el teléfono de su oficina y al atender a la llamada, escucho una voz femenina deseando primeramente confirmar si hablaba con el Dr. Cole, el mismo que celebraba seminarios para hombres. Cuando Cole le confirmo ser el, la mujer le solicito atender por unos minutos, y con una voz afectada por la ansiedad, como sollozo contenido, comenzó a compartirle lo siguiente:

Le estoy llamando con temor y temblor porque no quiero que mi esposo sepa que le estoy hablando
Se que usted habla a los hombres, he escuchado algunas de sus grabaciones y estoy convencida de que su mensaje es poderosa herramienta de Dios para ellos. Yo quisiera que usted le dijera a los hombres como es que en realidad nosotras las mujeres nos sentimos
Lo que le estoy contando nunca he podido hablar de esto a mi pastor, a alguna hermana u otra persona en mi comunidad. Creo que ninguno de ellos nunca lo hubieran entendido
Pastor Cole, mi esposo es un buen hombre. Nunca falta a un servicio de la Iglesia. Rara vez llega tarde. Los dos colaboramos en la congregación. Yo enseño en la escuela dominical y el participa como ujier. Los dos somos cristianos que amamos al Señor
Pero en todos estos años que hemos estado casados, mi esposo jamás me ha hablado en casa de las cosas de Dios. Pasaron quince años desde nuestra boda antes de que él orara delante de mi y por mi, y eso fue a causa de que yo estaba enferma y le pedí que lo hiciera
Mi esposo se preocupa de hacer todo lo que puede por mí. Me siento muy mal hablando de el a sus espaldas, pero es que ahora estoy muy sola y no se que otra cosa podría hacer. Me falta una parte de mi vida porque el nunca ha asumido el liderazgo en la oración ni me ha hablado acerca del Señor, y tampoco ha sido el líder que me guié a edificar nuestra relación personal con Jesús. Cuando mis hijos estaban en casa, yo tenía alguien con quien leer La Biblia y orar, porque yo lo hacía con ellos. Ahora todos se han ido. Hace menos de un año que se casó el último y se fue de casa. Mi esposo gana suficiente dinero para que yo no necesite trabajar, de modo que estoy en casa la mayor parte del tiempo. Créame que no es porque los hijos se han ido que me siento tan sola. Es porque no tengo ningún tipo de liderazgo de parte de mi esposo, por favor Doctor Cole, dígale a los hombres donde sea que usted vaya, que las mujeres queremos que ellos sean los líderes en el hogar cada día: en especial que nos guié en oración y en el estudio de La Palabra de Dios. Si mi esposo tan solo asumiera su papel de líder y sacerdote, yo podría amarlo con mayor profundidad. Solo que me angustio porque el no asume su papel. No deseo yo avanzar y asumirlo. Eso no es correcto a los ojos de nuestro Dios. Yo se de un montón de mujeres que lo hacen, pero se que no es correcto
Doctor Cole, muchas gracias por escucharme, y por favor, si, por favor, dígales a todos los hombres que las mujeres queremos que nuestros esposos sean hombres

Ministrar a nuestra esposa es nuestra responsabilidad como esposos

Ministrar a nuestra esposa es nuestra responsabilidad como esposos

El sacerdote de cada hogar debe orar por su esposa. Cuando un hombre ora con su esposa, viene a ser íntimo con ella. En la verdadera oración espiritual, la intimidad desarrollada es mucho mayor que la unión física. Es la unidad en el espíritu.

El fracaso del hombre en orar por su esposa significa que, a pesar de que se puede tener una intimidad física, no se ha desarrollado la intimidad del espíritu que produce verdadera unidad.

Cada mujer necesita ser única en sus propios ojos. Un hombre que ministra a su esposa contribuye a que esto se cumpla. Pero, si el hombre no ora a favor de ella, sus necesidades más profundas no estarán recibiendo atención.

Los hombres que conocen a sus mujeres en oración, también las conocen en la sala, en la cocina y en el dormitorio.

El doctor Cole termina diciendo lo siguiente y que fue a través de lo cual Dios hablo claramente a mi corazón: Si al leer esto, usted no ha orado realmente a favor de si esposa y su engrandecimiento, deténgase y pida a Dios que le perdone. Comience usted a cambiar en este preciso momento. No lea ni siquiera una palabra más acerca de la hombría o de lo que Dios quiere para su vida, antes de que haya orado por su esposa y con su esposa.

Hermano varón, a usted y a mi Dios nos esta hablando claramente, asumamos nuestra más grande y maravillosa responsabilidad como varones y esposos, y dejemos que Dios, además de otorgarnos la más sólida unidad, nos permita experimentar Su Presencia en nuestras vidas y hogar.

En este momento debemos decidir no detener más la bendición que Dios tiene para nuestros matrimonios, nuestras esposas e hijos.

Hermano, si usted es alguien que no sabe o no tiene idea de como iniciar con su ministerio de ministrar por su esposa, por favor siéntase con la libertad de enviarme un mensaje solicitando apoyo, con gusto y de inmediato le apoyaré. Mi correo es: correodejesus@hotmail.com

logo-pie Debe vivir el padre para que viva la familia! 

1 comentario

Archivado bajo Entre Varones