Fares… cuál es tu deber?

Sergio Cervantes, Antonio Chanes, Oscar Curiel y Ramón Alvarez - Servidores en Acapulco

Sergio Cervantes, Antonio Chanes, Oscar Curiel y Ramón Alvarez – Servidores en Acapulco

En este último seminario impartido —que fue el primero en la ciudad de Acapulco—, como siempre, Dios manifestó su poder y su obra especifica en los corazones de más de 70 varones, incluidos los que servimos. Sin embargo, de manera distinta y muy especial, en esta ocasión los servidores fuimos sensibilizados a la obra de Dios con mayor profundidad, y estoy seguro que esa sensibilidad en nosotros, fue la respuesta directa a la constante oración de un grupo de hermanos —que desde Puerto Vallarta y San Vicente, Nayarit— liderados por Jorge Luis Cornejo, quien en todo momento mantuvo contacto conmigo para monitorear lo que acontecía cada día. Gracias a Dios por haber puesto en su corazón el mantenerse firme en oración.

Una vez más hemos comprobado que aun más importante que el mismo seminario, es la oración con petición específica, a través de la cual nuestro Padre celestial responde contundentemente para que Su Voluntad y Propósito se complete, antes, durante y después del seminario. De hecho, el seminario de Escuela para Padres Duranno en nuestro país, es la respuesta directa a peticiones específicas en oraciones de miles de hermanos Coreanos.

Martin, Arturo, Jesús Román, Conrado Cervantes, Pablo Sung, Oscar Porfirio, Humberto, Saúl Abarca, Leonel, Pastor Baltazar - Servidores en Acapulco

Martin Espinoza, Arturo Navarro, Jesús Román, Conrado Cervantes, Pablo Sung, Oscar Porfirio, Humberto Nuñez, Saúl Abarca, Leonel Pérez, Pastor Baltazar – Servidores en Acapulco

Entre los equipos que se conformaron en este seminario, personalmente llamó mi atención uno al cual sus integrantes dieron por nombre Fares (Génesis 38:1-30), que de inmediato y durante todo el taller, me hizo reflexionar en lo inmensa e incalculable que es la misericordia de Dios para nosotros.

Si hace algunos años alguien me hubiera dicho que estaría trabajando de manera directa en los negocios de Dios, afrontando con Su sustento algunas pruebas y desafíos, con el propósito de que Su Perspectiva sea implementada en los corazones de varones de nuestro hermoso país, ciertamente no le hubiera creído, y de hecho le hubiera ignorado. Y estoy convencido de que la razón de esa incredulidad, habría sido el resultado de saberme indigno de merecer este privilegio. Sin embargo, a través de “Fares”, en Su Palabra, Dios nos enseña y confirma que a pesar de nosotros mismos, al rendirnos a los pies de Jesús genuinamente arrepentidos, no solo hemos alcanzado Su Perdón y Salvación, sino que también, respondiendo a Su llamado, seremos utilizados en Su obra especifica y que tiene como propósitos primordiales: que los corazones de más varones sean reconciliados con Él, y que en ellos sea implementada la cultura de Jesús.

Jesús de Avila, Pastor Juan Fitz (Anfitrion), Pablo Sung, Pastor Jorge Guzmán, Pastor Jose Luis Baltazar - Servidores en Acapulco

Jesús de Avila, Pastor Juan Fitz (Anfitrion), Pablo Sung, Pastor Jorge Guzmán, Pastor Jose Luis Baltazar – Servidores en Acapulco

Qué haría Jesús en nuestro lugar ante lo que actualmente estamos experimentando en nuestras relaciones con nuestras esposas, hijos, hermanos en Cristo, compañeros de trabajo, compañeros de estudios y demás?… la respuesta se encuentra al alcance de nuestra vista en los principios Bíblicos y básicos que Dios nos enseña y establece durante las conferencias de Escuela para Padres, y que ahora nos corresponde ejercer y poner en práctica en todo momento, situación y circunstancia.

Doy gracias a Dios por permitirnos ser testigos de cómo El, a través de Escuela para Padres, esta engrandeciendo Su Reino en nuestro país, y le pido en el nombre de Jesús, nos otorgue el seguir firmes yendo hacia adelante en Su Obra, como instrumentos de reconciliación y a través de quienes, nuestras esposas, hijos, hermanos y sociedad, experimenten Su Presencia.

Felicitaciones especiales a los graduados de esta Primera Generación de Escuela para Padres en Acapulco, que ya es la 79 en Latinoamérica!.

Debe vivir el padre para que viva la familia!

Jesús de Avila
Email: yosoypadre@hotmail.com

Deja un comentario

Archivado bajo Entre Varones

Un Sacerdote en Casa…

“La mayoría de los hombres fracasan por no reconocer que tienen que cumplir en sus hogares un ministerio de sacerdotes”

Es una frase escrita por Edwin Louis Cole (autor de Hombría al Máximo) que encontré en un artículo titulado ¿Hay un SACERDOE en su casa? Publicado en la revista m, editada por Ediciones Ariel. El artículo lo complete de leer en un lugar con las mínimas características para ser el ideal donde Dios habla al corazón, sin embargo Su Voz fue clara, y partir de ese momento puedo compartir que mi cumplimiento diario como un genuino sacerdote en mi casa, finalmente ha iniciado.

En el artículo, el autor (Edwin Louis Cole), describe  que un día sonó el teléfono de su oficina y al atender a la llamada, escucho una voz femenina deseando primeramente confirmar si hablaba con el Dr. Cole, el mismo que celebraba seminarios para hombres. Cuando Cole le confirmo ser el, la mujer le solicito atender por unos minutos, y con una voz afectada por la ansiedad, como sollozo contenido, comenzó a compartirle lo siguiente:

Le estoy llamando con temor y temblor porque no quiero que mi esposo sepa que le estoy hablando
Se que usted habla a los hombres, he escuchado algunas de sus grabaciones y estoy convencida de que su mensaje es poderosa herramienta de Dios para ellos. Yo quisiera que usted le dijera a los hombres como es que en realidad nosotras las mujeres nos sentimos
Lo que le estoy contando nunca he podido hablar de esto a mi pastor, a alguna hermana u otra persona en mi comunidad. Creo que ninguno de ellos nunca lo hubieran entendido
Pastor Cole, mi esposo es un buen hombre. Nunca falta a un servicio de la Iglesia. Rara vez llega tarde. Los dos colaboramos en la congregación. Yo enseño en la escuela dominical y el participa como ujier. Los dos somos cristianos que amamos al Señor
Pero en todos estos años que hemos estado casados, mi esposo jamás me ha hablado en casa de las cosas de Dios. Pasaron quince años desde nuestra boda antes de que él orara delante de mi y por mi, y eso fue a causa de que yo estaba enferma y le pedí que lo hiciera
Mi esposo se preocupa de hacer todo lo que puede por mí. Me siento muy mal hablando de el a sus espaldas, pero es que ahora estoy muy sola y no se que otra cosa podría hacer. Me falta una parte de mi vida porque el nunca ha asumido el liderazgo en la oración ni me ha hablado acerca del Señor, y tampoco ha sido el líder que me guié a edificar nuestra relación personal con Jesús. Cuando mis hijos estaban en casa, yo tenía alguien con quien leer La Biblia y orar, porque yo lo hacía con ellos. Ahora todos se han ido. Hace menos de un año que se casó el último y se fue de casa. Mi esposo gana suficiente dinero para que yo no necesite trabajar, de modo que estoy en casa la mayor parte del tiempo. Créame que no es porque los hijos se han ido que me siento tan sola. Es porque no tengo ningún tipo de liderazgo de parte de mi esposo, por favor Doctor Cole, dígale a los hombres donde sea que usted vaya, que las mujeres queremos que ellos sean los líderes en el hogar cada día: en especial que nos guié en oración y en el estudio de La Palabra de Dios. Si mi esposo tan solo asumiera su papel de líder y sacerdote, yo podría amarlo con mayor profundidad. Solo que me angustio porque el no asume su papel. No deseo yo avanzar y asumirlo. Eso no es correcto a los ojos de nuestro Dios. Yo se de un montón de mujeres que lo hacen, pero se que no es correcto
Doctor Cole, muchas gracias por escucharme, y por favor, si, por favor, dígales a todos los hombres que las mujeres queremos que nuestros esposos sean hombres

Ministrar a nuestra esposa es nuestra responsabilidad como esposos

Ministrar a nuestra esposa es nuestra responsabilidad como esposos

El sacerdote de cada hogar debe orar por su esposa. Cuando un hombre ora con su esposa, viene a ser íntimo con ella. En la verdadera oración espiritual, la intimidad desarrollada es mucho mayor que la unión física. Es la unidad en el espíritu.

El fracaso del hombre en orar por su esposa significa que, a pesar de que se puede tener una intimidad física, no se ha desarrollado la intimidad del espíritu que produce verdadera unidad.

Cada mujer necesita ser única en sus propios ojos. Un hombre que ministra a su esposa contribuye a que esto se cumpla. Pero, si el hombre no ora a favor de ella, sus necesidades más profundas no estarán recibiendo atención.

Los hombres que conocen a sus mujeres en oración, también las conocen en la sala, en la cocina y en el dormitorio.

El doctor Cole termina diciendo lo siguiente y que fue a través de lo cual Dios hablo claramente a mi corazón: Si al leer esto, usted no ha orado realmente a favor de si esposa y su engrandecimiento, deténgase y pida a Dios que le perdone. Comience usted a cambiar en este preciso momento. No lea ni siquiera una palabra más acerca de la hombría o de lo que Dios quiere para su vida, antes de que haya orado por su esposa y con su esposa.

Hermano varón, a usted y a mi Dios nos esta hablando claramente, asumamos nuestra más grande y maravillosa responsabilidad como varones y esposos, y dejemos que Dios, además de otorgarnos la más sólida unidad, nos permita experimentar Su Presencia en nuestras vidas y hogar.

En este momento debemos decidir no detener más la bendición que Dios tiene para nuestros matrimonios, nuestras esposas e hijos.

Hermano, si usted es alguien que no sabe o no tiene idea de como iniciar con su ministerio de ministrar por su esposa, por favor siéntase con la libertad de enviarme un mensaje solicitando apoyo, con gusto y de inmediato le apoyaré. Mi correo es: correodejesus@hotmail.com

logo-pie Debe vivir el padre para que viva la familia! 

1 comentario

Archivado bajo Entre Varones

Desde Una Perspectiva Más Alta…

Hace algunos años (después de varios meses de haberme humillado ante Jesús pidiéndole me rescatara y tomara control total de mi vida), Dios me dio la oportunidad de subirme a una avioneta que rente con el propósito de hacer algunas tomas de la Bahía de Banderas, Puerto Vallarta, y algunas poblaciones de la Riviera Nayarit. El impacto de lo que se observa y como se observa, por momentos puede ser abrumador.

Después de cientos de tomas que puede realizar al borde de la avioneta con medio cuerpo de fuera de la avioneta y sostenido por un arnés, por varios minutos me quede simplemente contemplando el panorama mientras disfrutada de las firmes y muy frescas caricias del viento sobre mi rostro. En ese momento mientras miraba hacia abajo, pude reflexionar de donde me había recatado Dios. Visualice mi vida pasada reciente, mi estado de ánimo ante los acontecimientos que me habían derrumbado para finalmente darme cuenta de mi incapacidad para gobernar mi temperamento y mi vida. Finalmente podría observar con claridad que no soy autosuficiente. Y mientras recordaba eso, como si hubiera sido de repente, comencé a observar detalles de lo que íbamos dejando abajo mientras la avioneta surcaba el aire.

El más amplio y extenso panorama de mi situación lo tiene Dios... siempre!

El más amplio y extenso panorama de mi situación lo tiene Dios… siempre!

Observar con detenimiento las cosas desde lo alto me permitió darme una idea de cómo es que Dios mira sobre nuestras vidas y lo que nos acontece. Por ejemplo: mientras pasábamos por una zona residencial construida dentro de un campo de golf, puede ver algunas de las residencias o conjuntos de condominios en construcción. Podía ver las obras, parecían inmóviles, casi como abandonadas a su suerte y con solo algunas personas caminando a su alrededor, pero al mismo tiempo que tenía esa visión, a una distancia considerable de las construcciones también puede ver camiones cargados de arena, cemento y más material dirigiéndose hacia ellas. De inmediato pude darme clara cuenta de lo que ocurriría en pocas horas. La acción volvería a esas construcciones, el material y herramientas para continuar con su edificación estaban a punto de llegar!. Aunque fue una simple observación de lo que era predecible (desde las alturas), el hecho de poder discernir que así Dios me veía a mi y mi vida, me llenó de una genuina alegría. Pensé que quizás estaba exagerando en mi interpretación acerca de lo que observaba, pero no paso mucho tiempo para que en  otra zona, ya más cerca de la ciudad, el piloto y yo pudimos observar una aglomeración de automóviles, y mientras comentábamos acerca de ello, ambos pudimos observar que el tráfico se detenía (por un accidente) porque ninguno de los que estaban conduciendo se podían dar cuenta de que con tan solo virar en una esquina colocada a su derecha, la circulación se podría desahogar casi de inmediato. Nuestra conversación subió de intensidad ante la imposibilidad de compartir la solución a los conductores.

Ya en mi oficina, mientras transfería todas las fotos a mi PC, recordé la escena de la aglomeración y entonces caí en cuenta nuevamente que definitivamente así es como Dios nos observa, con un mucho, pero mucho más amplio panorama de lo que nos sucede, conociendo absolutamente todos los detalles del contexto y de sus causas, así como todo lo que tuvimos que recorrer para llegar a donde actualmente estamos y lo que en breve o a largo plazo sucederá, lo cual El utilizara para nuestra edificación y santificación… por supuesto que esto será si es que hemos entregado nuestras vidas a Jesús como nuestro Salvador.

Tengo el propósito de que esta anécdota contribuya para que en caso de que alguien se encuentre con la sensación (o realidad) de estar estancado Como yo muchas veces), siguiendo quizás un camino conocido pero sin avanzar, recordemos que aun cuando lo que experimentamos sea una consecuencia de nuestras decisiones equivocadas, Dios esta observando desde una perspectiva diferente (más alta) todo lo que ocurre, y El sabe con exactitud hacia donde debemos mirar, o hacia donde dar vuelta, o que camino tomar para salir de la etapa o momento de estancamiento, ya sea en el aérea relacional, espiritual, congregacional, laboral, económica o de estudio. 1 Juan 3:20

También es necesario recordar y creer con firmeza que El conoce lo que esta por delante de nosotros y como El ya tiene pensado el bendecirnos y prosperarnos cuando le obedecemos. Dios tiene un plan especifico para cada uno de nosotros y El sabe con exactitud cuales y hacia donde deben ser los siguientes pasos que debemos dar, para que ese plan (no el nuestro) se complete y de la forma que El ya tiene determinado.

Dios conoce lo que tenemos más adelante o lo que viene a encontrarse con nosotros, y en conocer eso de nuestro Dios es en lo que podemos depositar nuestra confianza, especialmente en esos momentos de gran dificultad.

Cuando estamos en momentos así, lo que a nosotros como cristianos nos corresponde hacer es lo siguiente:

  • Primero: Aceptar que quizás hemos llegado a ese momento en donde prácticamente ya no sabemos que hacer. Es imperativo realizar un acto de total y plena rendición, que por cierto es una acción que va en contra de la cultura que el mundo nos ha enseñado al promover que por ningún motivo debemos rendirnos. Jeremías 33:3
  • Segundo: En intima oración, pedir perdón a Dios por haber tomado decisiones y realizado acciones sin haberlo tomado en cuenta, o que habiéndolo escuchado, lo ignoramos. Hageo 1:7-8 & 1 Juan 1:9
  • Tercero: Reportar y compartir a nuestro pastor, hermano mayor o anciano, en que situación nos encontramos y el porque. Reconocer que no somos autosuficientes, necesitamos ser escuchados, guiados, exhortados, disciplinados y consolados. Hebreos 12:5-11
  • Cuarto: En oración pedir a Dios guía y dirección para salir del problema con victoria, aun cuando el problema no se haya solucionado. “Señor no te pido que soluciones el problema, te suplico que en el nombre de Jesús me reveles con claridad y de acuerdo a mi entendimiento, lo que debo aprender de esto, así como el poder salir fortalecido para Tu honra y gloria”. Salmo 37:23-24
  • Quinto: Debemos adorar a Dios dando gracias por su misericordia y respuesta, aun cuando esta todavía no haya llegado, pues El nos da la victoria de acuerdo a Su Voluntad ante cualquier situación. Salmo 86:7
  • Sexto: Establecer con determinación que de aquí en adelante no tomaremos ninguna decisión sin antes consultar y obedecer a Dios. Juan 15:5

 

  • Séptimo: Pedirle a nuestra esposa (los que estamos casados) que nos ayude recordándonos que hemos determinado que por ningún motivo tomaremos ningún tipo de decisión sin antes consultar a Dios y obedecerle. Ella es nuestra ayuda idónea!

Que el Dios todo poderoso que creó todo lo existente visible e invisible, y que levanto a nuestros Señor Jesús de su muerte para ser resucitado, encienda y alimente una inquebrantable hambre por Su Presencia. Se lo ruego a Dios Padre en el nombre de Cristo Jesús quien vive sentado a Su diestra intercediendo por cada uno de nosotros, amén, amén.

logo-pie
Debe Vivir el Padre para que Viva La Familia!…

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Y ahora… ¿qué sigue?

Dios!... y ahora que?

Dios!… y ahora que?

Para la mayoría de los que somos graduados (si no es que para todos), semanas o meses después del seminario, cuando parece que el cuerpo y  mente se enfrían, cuando la emoción ya no se percibe al borde de la piel –como cuando Dios nos está revelando que nos otorga una nueva oportunidad−, surge la siguiente pregunta crucial: Y ahora… ¿qué sigue?

Días después de completado el seminario, de manera repentina la mayoría nos damos cuenta de que la situación en el hogar, la relación con nuestras esposas, las circunstancias o contexto de nuestra vida, realmente no han cambiado!… de hecho, ahora que Dios nos ha quitado velos de los ojos, podemos observar que la situación es más crítica de lo que antes percibíamos. Claro que ya contamos con información vital que nos permite experimentar que la esperanza en Dios es también una realidad y a ella  nos debemos aferrar, pero, la verdad es que muchas veces (si no es que todas), al enfrentarnos a “lo mismo” en casa, y de manera específica con nuestras esposas, aunque no queremos y mucho menos lo provocamos, de nuevo respondemos como antes de asistir al Seminario. Si usted se identifica con esto de alguna forma, por favor siga leyendo.

porque2

En verdad que no deseo cometer los mismos errores!

En un momento durante una conversación en el cual yo respondí a mi esposa con viejas y conocidas actitudes lastimosas, con gran frustración le preguntaba a Dios con voz alta: ¿Cómo es posible que teniendo clara la información necesaria y conociendo el origen de mis actitudes, así como la solución para que esto no lo vuelva a repetir, vuelvo a caer en patrones de conducta que manifiestan que pareciera que soy alguien que no ha entregado su vida a Cristo, y mucho menos ser alguien que completo e imparte el Seminario de Escuela para Padres?

Siendo un coordinador y participante activo en este ministerio, aceptar y compartir esto es vergonzoso, pero también estoy convencido de que es más que necesario, pues a través de consejerías a varones graduados, puedo confirmar que esto es un común denominador y es vital que hablemos al respecto entre varones.

¿Porque es que no podemos aplicar consistentemente lo que ya aprendimos en el Seminario de EPP, y muy especialmente cuando además de todo corazón lo deseamos hacer?

La respuesta contiene algo de complejidad porque son varios factores pasados y presentes (como aprendimos en el Seminario), que definitivamente influyen y seguirán influyendo en nuestra forma de apreciar y responder a situaciones específicas. Pero más allá de lo que está contribuyendo a que esto no cambie, existe un aspecto aprendido también en el Seminario, que si por lo menos lo recordáramos con frecuencia, podríamos prosperar grandemente en el proceso de “ser” convertidos en instrumentos de la bendición de Dios en nuestros hogares, iniciando con nuestras esposas, quienes deben ser las primeras en experimentar a Dios a través de “quienes ahora somos”, más de que es lo que estamos o no estamos haciendo.

En entrenamiento, recibiendo instruccion y practicando a traves de la repeticion

En entrenamiento, recibiendo instruccion y practicando a traves de la repeticion

El aspecto a recordar es que nuestra vida se asemeja a un partido de fut-bol, ¿lo recuerda?. Cuando iniciamos el Seminario nos colocan dentro de una cancha o campo de fut-bol, justo en el momento cuando escuchamos el silbatazo del árbitro indicando que el primer tiempo ha terminado. Vamos perdiendo por goleada y es tiempo de ir a los vestidores para recibir instrucciones específicas por parte de nuestro entrenador (Dios). Hasta aquí todo va muy bien, y de hecho después de recibir las primeras instrucciones muchos salimos a la cancha para iniciar el segundo tiempo aplicando con eficacia las nuevas órdenes, y de hecho algunos comenzamos a realizar anotaciones. Ahora estamos enfocados en seguir instrucciones para empatar y revertir el marcador.

Lo que sucede es que ahora, después de varias semanas, meses o años después del Seminario, por no recordar que estoy jugando para revertir el marcador, sigo jugando solo y como puedo, en lugar de ser alguien que asiste con regularidad a entrenamientos donde el entrenador (Dios), nos sigue dando instrucciones precisas para que podamos manifestar lo mejor de nuestras habilidades y talentos que El nos ha otorgado, y así seguir juganado con eficacia y marcando goles.

Entonces… ¿ahora que sigue?

ENTRENAMIENTO!… mismo que realizamos a través de reuniones, conferencias y talleres de SEGUIMIENTO!, donde además de seguir recibiendo instrucciones, practicamos y repetimos nuevos pases, desbordes, tácticas defensivas y jugadas, que nos permitirán primeramente en vivir enfocados en lo que es genuinamente importante, en vez de en lo que yo creo (o creemos) debe ser lo más importante.

Si no hay seguimiento (continuo entrenamiento), no hay crecimiento ni prosperidad. “Lo que sembramos, cosechamos” (Gálatas 6:6-10).

La diferencia en el campo de juego siempre la hace Dios en nosotros a través del entrenamiento. Mientras seamos graduados que invertimos tiempo, dinero y esfuerzo por y para entrenar, seremos varones que experimentemos como Dios nos convierte en los instrumentos de bendición que El quiere para nuestras familias primeramente.

Por favor recuerde que en EPP contamos con un programa de seguimiento que representa el entrenamiento necesario a recibir y practicar con regularidad. Este entrenamiento se imparte tanto a graduados o no. Este tipo de entrenamiento que se imparte a través de conferencias, talleres e implementación de reuniones de varones, esta a su alcance y puede solicitar información detallada enviando un mensaje a: correodejesus@hotmail.com

Por favor le suplico que si de alguna manera usted se ha identificado con lo que hemos expuesto en este articulo, nos haga el favor de dejar o enviarnos un comentario.

Que Dios prospere su alma,

Jesús de Avila

● Por favor recuerde que en caso de tener alguna pregunta o requerir apoyo de oración especifica, así como de consejería, estamos a sus órdenes a través del correo: correodejesus@hotmail.com

1 comentario

Archivado bajo Entre Varones

2013… un año diferente?

Estimados hermanos, deseando que Dios nuestro Señor prospere nuestras almas, deseo compartirles la siguiente reflexión con motivo de este inicio de año nuevo 2013: Con base en lo que Dios nos ha permitido experimentar en los seminarios de Escuela para Padres en diversos puntos de México y Latinoamérica, me atrevo a decir que independientemente de cual sea nuestra situación actual, muchos nos hemos o nos estamos preguntando… ¿qué o cómo hacer para que este año sea diferente?, en el sentido de mejoría.

Ante todo, buscar a Dios con persistencia antes de tomar cualquier desición

Ante todo, buscar a Dios con persistencia antes de tomar cualquier desición

Considero que el inicio de un año nuevo es un magnifico momento para revisar y ajustar nuestra lista de prioridades. Para muchos su prioridad será la de cumplir o completar nuevos o más retadores objetivos, para otros quizás sea el logar que sus negocios tengan un mejor rendimiento, o que sus ministerios sean significativamente más eficaces,  mientras para otros quizás la prioridad sea el simplemente llegar con buena salud al termino del 2013. Desde nuestra perspectiva (humana y de varones), podemos enlistar un buen número de lógicas e importantes prioridades, pero desde el punto de vista de Dios, en Su Palabra encontramos que la prioridad número uno para este 2013 ―y de hecho para cada día de nuestras vidas―, debe ser simplemente el buscarle a El, escudriñando Su Palabra.

Por favor no me malinterprete, Dios nos ha otorgado privilegios y responsabilidades familiares, laborales, sociales y en nuestra Iglesia, con las que debemos esforzarnos para cumplir como si fueran para El, pero debemos recordar que para Dios, más importante que nuestra actividad y logros, es nuestro corazón.

Dios anhela que nuestro corazón sea intensamente sensible a Su Voz, así como enteramente dispuesto a escucharla y seguirla. Dios anhela que nuestros corazones le busquen con apasionada diligencia, y si nosotros establecemos esto con determinación, El promete que de acuerdo al plan especifico que El tiene para cada uno de nosotros, El nos otorgará la prosperidad en todo lo que emprendamos que le honre.

Buscar a Dios escudriñando en Su Palabra

Buscar a Dios escudriñando en Su Palabra

Un claro y contundente ejemplo y testimonio de esto lo encontramos en 2 Crónicas 26:5 que dice: “Y persistió (Uzías) en buscar a Dios en los días de Zacarías, entendido de visiones de Dios; y es estos días en que busco a Jehová, El le prospero”

En una época en la que somos bombardeados constantemente con ideas y conceptos de que la prosperidad depende de nuestra autosuficiencia, capacitación, acciones y/o diversas herramientas y estrategias, a través de este texto Dios nos recuerda que la genuina y más impactante prosperidad El la otorga a quienes “persistan” en buscarle!. Estoy convencido que esa es la palabra clave es… “persistir”. Nuestra tendencia a descarriarnos, nuestra concupiscencia, los ataques de Satanás, así como las circunstancias actuales mundiales y locales, y las ideas humanistas, siempre estarán presentes en nuestro diario vivir, como un o varios elementos distractores para desviar nuestra mirada de Jesús, nuestro Rey y Salvador, quien es la Vid verdadera y quien sin El nada podremos hacer, como El lo declara en Juan 15: 1-5.

Hermanos, no hay nada que escape a la mirada y cuidado de Dios. El conoce con exactitud cual es cada uno de nuestros pensamientos y deseos, y en todo aquello que le honre y le glorié El esta presto a prosperarnos, siempre que nosotros “persistamos” en buscarle, especialmente cuando las cosas no están siendo como nosotros quisiéramos, o creemos que deberían de ser.

"Persistir" en buscar a Dios en Su Palabra.. El nos otorgará la prosperidad conforme a Su plan especifico para cada uno de nosotros

“Persistir” en buscar a Dios en Su Palabra.. El nos otorgará la prosperidad conforme a Su plan especifico para cada uno de nosotros

Les invito pues para que en este nuevo año 2013, por encima de cualquier prioridad que ya tengamos establecida, coloquemos la de con absoluta determinación ―como el Rey Uzías―, persistiremos en buscarle, asegurándonos así de que este será el año más prospero que jamás hayamos podido imaginar tener o lograr, en todas nuestras áreas, iniciando por la relacional con Jesús, nuestra esposa e hijos.

Para conocer el tipo de prosperidad que Dios otorga, le exhorto a leer 2 Crónicas Capítulo 26.

En el hermoso nombre de Jesús, pido a Dios que este nuevo año El encienda y avive una ardiente e inagotable fogata por buscarle con intensa pasión, confiando enteramente en Su inquebrantable fidelidad a Su Palabra. Dejemos pues que en este año nuevo, Jesús sea y haga la diferencia en nuestras vidas!

Muy bendecido año nuevo 2013!

Jesús de Avila

Por favor recuerde que en caso de tener alguna pregunta o requerir apoyo de oración especifica, así como de requerir consejería, estamos a sus órdenes a través del correo: correodejesus@hotmail.com

Debe vivir el padre para que viva la familia!

2 comentarios

Archivado bajo Entre Varones

7a. Generación en Puerto Vallarta!…

Mejor forma de cerrar el año no pudimos haber tenido!… el pasado 8 de Diciembre gracias a Dios completamos un Seminario más de Escuela para Padres, y 33 estudiantes varones conforman ahora la 7a. Generación de EPP Puerto Vallarta, que es la 65 en Latinoamérica.

EPP Vallarta

Trabajando en equipos durante el Primer Encuentro

Cada EPP es distinta en si contexto, y esta generación ha sido en extremo muy especial, ya que gracias a Dios, varones pastores y líderes de Iglesias en los estados de Coahuila, Durango, Nayarit y Jalisco, han respondido al llamado del Espíritu Santo para asistir y plantar en ellos la semilla de la “reconciliación”, que definitivamente Dios también nos ordena establecer en esos lugares.

Otra especifica bendición durante este Seminario, fue el servicio que nuestros hermanos de la Iglesia Torre Fuerte de Mazatlán, encabezados por su pastor Isidro Leos, nos brindaron. Trabajar con ellos siempre es de impacto para nuestras vidas. El nivel de su agradecimiento a Dios, obediencia y entrega al servicio, es un claro testimonio de la obra que hace Dios en nuestros corazones a través de Escuela para Padres.

Hemos llegado a la conclusión de que quizás no hemos podido medir correctamente la magnitud del alcance (en profundidad), en la vida de los varones que asistimos a este Seminario de Escuela para Padres. Gracias a la confrontación, disciplina, consuelo y esperanza que el Espíritu Santo nos otorga. En cientos de casos, gracias al Seminario de Escuela para Padres han sido evitados divorcios, en muchos casos los padres han sido reconciliados con sus hijos, en otros los hijos han regresado a sus hogares, algunos varones han dejado atrás “muletas” que utilizaban para fugarse y evitar el enfrentar confrontar nuestra responsabilidad entregada por Dios. Para la mayoría el Seminario es la herramienta a través de la cual Dios nos enseña con firmeza y bondad, que nuestra hombría nada tiene que ver con la forma en que estábamos manifestando nuestro sentido de responsabilidad. Dios nos muestra contundentemente a través de este Seminario, que el orden de prioridades que nosotros hemos establecido (y más como siervos de Dios), nada tiene que ver con Su Orden Perfecto.

En nuestras oraciones pedimos de manera especifica para que Dios nos permita seguir adelante con firmeza en este desafiante ministerio, dándole gracias por permitir llegar a este lugar con buena salud y clara conciencia de que nada en esta vida y mundo es más importante que ser, estar y vivir, conforme a Su Perfecta Voluntad.

EPP Vallarta

De izquierda a derecha: Pastor Isidro Leos (Iglesia Torre Fuerte en Mazatlán), Pastor Jorge Guzmán (Iglesia El Divino Salvador en Puerto Vallarta) y Jesús de Avila

Gracias nuevamente a Dios por la vida de los graduados, así como por la vida de todos los que tuvimos el privilegio de servir, y muy especialmente por la vida de hermanas y hermanos que sin haber asistido, son sus oraciones y ofrendas, contribuyeron significativamente para que el trabajo fuera realizado y completado conforme a la Voluntad de Dios.

Las inscripciones ya están abiertas para nuestro siguiente Seminario de Escuela para Padres (8va. Generación) que se impartirá los días Jueves 30 y Viernes 31 de Mayo, y Sábado 1 de Junio del 2013.

Horarios del Seminario (8a. Generación Puerto Vallarta):
Jueves 30 de Mayo: De 3:45 PM a 9:30 PM
Viernes 31 de Mayo: De 3:45 PM a 9:30 PM
Sábado 1 de Junio: 8:45 AM a 2:00 PM y de 3:45 PM a 10:00 PM

Lugar:
Primera Iglesia Cristiana Bautista El Divino Salvador
Argentina 181 Colonia 5 de Diciembre. Puetro Vallarta, Jalisco
Website: http://www.pibvallarta.com

Inscripciones:
Tel.: (322) 222-1722 ● Email: correodejesus@hotmail.com

Debe Vivir el Padre para que Viva La Familia!

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Oraciones sin estorbo!…

Lo magnifico con respecto a la oración ―o el mayor problema, dependiendo desde la perspectiva que alguien lo vea― es que para hacerla debemos acudir a Dios, a Quien definitivamente nada podemos ocultar. No existe forma alguna que engañemos a Dios, y en su momento, El nos va a revelar todos nuestros pensamientos negativos, incorrectas actitudes, motivos egoístas o la dureza de nuestro corazón.

Oracion

“La oración ferviente y honesta siempre trae a la luz los más guardados sentimientos, deseos, secretos y actitudes en mi corazón”

Practicar la oración honesta y ferviente siempre trae a la luz los sentimientos y deseos más profundos de nuestros corazones, sean cualesquiera que estos sean, y eso ante Dios, puede colocarnos en una posición de vulnerabilidad muy incomoda, e inclusive permitirnos vivir una experiencia miserable.

“Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo”  1 Pedro 3:7

A través de este versículo La Biblia nos revela que definitivamente como varones y esposos debemos practicar la oración (especialmente ahora como graduados de EPP), pero también nos ilustra claramente que al orar, la condición de nuestro corazón tiene más efecto sobre el resultado de nuestra oración, que el mismo contenido de la oración.

Si al orar, en nuestro corazón (de manera consciente o inconsciente) estamos albergando falta de perdón, amargura, inconformidad, orgullo, egoísmo, irritabilidad, resentimiento o cerrazón, nuestras oraciones no serán contestadas. “Si en mi corazón hubiese yo mirado la inequidad, El Señor no me habría escuchado” Salmo 66:18

Cuando no oramos con rectitud en nuestros corazones, todas nuestras oraciones no solo corren gran peligro, sino que de acuerdo a La Biblia, sencillamente no serán contestadas, y es por esto que genuinamente debemos esforzarnos por orar con un corazón recto ante la Presencia de nuestro Señor.

Pero… ¿cómo presentarme con un corazón recto ante Dios cuando parece que mi esposa no quiere cooperar, y que por todo y por nada ella siempre encuentra justificables motivos para que en más de una ocasión entremos en discusión, o nos mantengamos distantes?. ¿Cómo presentarme con un corazón recto cuando por parte de mi esposa todo lo que recibo es reclamo, y al parecer nada de lo que digo o hago le satisface? (¿esto le parece o le suena familiar?)

Oracion

“Dios me ha otorgado autoridad para orar por mi esposa en todo momento, especialmente cuando los acontecimientos son adversos y difíciles”

En todo momento, y muy especialmente cuando parece que a la vista de nuestra esposa nuestros esfuerzos por mejorar no son suficiente, vivir sabiamente con nuestras esposas significa, en parte, reconocer que ella (especialmente en esos momentos) necesita de nuestra cobertura, de nuestra protección y nuestro amor. Y como coherederas de la gracia de Dios, nosotros necesitamos honrarlas en nuestros pensamientos, palabras y acciones. Cuando no lo hacemos, nuestras oraciones hayan estorbo. Y esto se refiere a todas nuestras oraciones, no solo a las que elevamos a favor de nuestras esposas. Muchos varones no recibimos respuesta a nuestras oraciones porque no hemos aprendido y aceptado este paso tan vital, así como el hecho de que la mejor manera de honrar a nuestras esposas, es orar por ellas con un corazón recto (no perfecto) delante de Dios.

Pidamos pues a Dios que nos muestre todo lo que necesitamos observar acerca de la verdadera condición actual de nuestros corazones. Quizás alguien pueda tener un matrimonio perfecto y ser sublimemente feliz con su esposa, y aun así, su actitud hacia su esposa este muy por debajo de lo que Dios desea. Cualquier cosa que El nos revele debemos confrontarla y confesarla ante Su Presencia. Cuando confesamos ante nuestro Señor todas nuestras actitudes imperfectas que existen en nuestro corazón, El nos ayuda a vencerlas.

El aspecto más difícil de ser un esposo intercesor nunca será el encontrar tiempo para orar por nuestras esposas, sino orar por ellas con un corazón recto ante Dios. Por eso es que para cumplir con la ordenanza de Dios de orar por nuestras esposas como sacerdotes en el hogar, debemos antes que nada, comenzar a orar por nosotros mismos.

Le invito para que en este preciso momento usted me acompañe a realizar la siguiente oración: Señor todo Poderoso, en este momento vengo ante Tu Presencia para suplicarte que en el nombre de Tu Hijo Amado Jesús, mi Señor y Salvador, Tu me transformes en un varón, esposo y padre conforme a Tu Hermoso, Santo y Recto Corazón. Amén, amén.

“Debe vivir el padre, para que viva la familia”

Nota: Este mensaje es una recopilación personal de uno de los capítulos del libro titulado: “El Poder del Esposo que Ora”, escrito por Stormie Omartian.

Por favor siéntase con la libertad de compartir esta información con otros varones (graduado o no de EPP), así como de contactarme en caso de tener alguna duda, pregunta, retroalimentación, o la necesidad de ayuda específica para resolver Bíblicamente algún asunto relacionado con la relación con su esposa e hijos. Estoy a sus órdenes.

Por favor recuerde que también puede añadir o dejar un comentario utilizando el formato en esta página. Muchas gracias y reciba bendición.

Esta Bitacora esta abierta a recibir colaboraciones, si usted tiene el interes de contribuir de manera regular o exporádica, por favor sea tan amable de contactarme para compartirle información detallada al respecto. Muchas gracias y reciba bendición.

Jesús de Avila
Email: correodejesus@hotamil.com

3 comentarios

Archivado bajo Entre Varones