Archivo mensual: abril 2013

Desde Una Perspectiva Más Alta…

Hace algunos años (después de varios meses de haberme humillado ante Jesús pidiéndole me rescatara y tomara control total de mi vida), Dios me dio la oportunidad de subirme a una avioneta que rente con el propósito de hacer algunas tomas de la Bahía de Banderas, Puerto Vallarta, y algunas poblaciones de la Riviera Nayarit. El impacto de lo que se observa y como se observa, por momentos puede ser abrumador.

Después de cientos de tomas que puede realizar al borde de la avioneta con medio cuerpo de fuera de la avioneta y sostenido por un arnés, por varios minutos me quede simplemente contemplando el panorama mientras disfrutada de las firmes y muy frescas caricias del viento sobre mi rostro. En ese momento mientras miraba hacia abajo, pude reflexionar de donde me había recatado Dios. Visualice mi vida pasada reciente, mi estado de ánimo ante los acontecimientos que me habían derrumbado para finalmente darme cuenta de mi incapacidad para gobernar mi temperamento y mi vida. Finalmente podría observar con claridad que no soy autosuficiente. Y mientras recordaba eso, como si hubiera sido de repente, comencé a observar detalles de lo que íbamos dejando abajo mientras la avioneta surcaba el aire.

El más amplio y extenso panorama de mi situación lo tiene Dios... siempre!

El más amplio y extenso panorama de mi situación lo tiene Dios… siempre!

Observar con detenimiento las cosas desde lo alto me permitió darme una idea de cómo es que Dios mira sobre nuestras vidas y lo que nos acontece. Por ejemplo: mientras pasábamos por una zona residencial construida dentro de un campo de golf, puede ver algunas de las residencias o conjuntos de condominios en construcción. Podía ver las obras, parecían inmóviles, casi como abandonadas a su suerte y con solo algunas personas caminando a su alrededor, pero al mismo tiempo que tenía esa visión, a una distancia considerable de las construcciones también puede ver camiones cargados de arena, cemento y más material dirigiéndose hacia ellas. De inmediato pude darme clara cuenta de lo que ocurriría en pocas horas. La acción volvería a esas construcciones, el material y herramientas para continuar con su edificación estaban a punto de llegar!. Aunque fue una simple observación de lo que era predecible (desde las alturas), el hecho de poder discernir que así Dios me veía a mi y mi vida, me llenó de una genuina alegría. Pensé que quizás estaba exagerando en mi interpretación acerca de lo que observaba, pero no paso mucho tiempo para que en  otra zona, ya más cerca de la ciudad, el piloto y yo pudimos observar una aglomeración de automóviles, y mientras comentábamos acerca de ello, ambos pudimos observar que el tráfico se detenía (por un accidente) porque ninguno de los que estaban conduciendo se podían dar cuenta de que con tan solo virar en una esquina colocada a su derecha, la circulación se podría desahogar casi de inmediato. Nuestra conversación subió de intensidad ante la imposibilidad de compartir la solución a los conductores.

Ya en mi oficina, mientras transfería todas las fotos a mi PC, recordé la escena de la aglomeración y entonces caí en cuenta nuevamente que definitivamente así es como Dios nos observa, con un mucho, pero mucho más amplio panorama de lo que nos sucede, conociendo absolutamente todos los detalles del contexto y de sus causas, así como todo lo que tuvimos que recorrer para llegar a donde actualmente estamos y lo que en breve o a largo plazo sucederá, lo cual El utilizara para nuestra edificación y santificación… por supuesto que esto será si es que hemos entregado nuestras vidas a Jesús como nuestro Salvador.

Tengo el propósito de que esta anécdota contribuya para que en caso de que alguien se encuentre con la sensación (o realidad) de estar estancado Como yo muchas veces), siguiendo quizás un camino conocido pero sin avanzar, recordemos que aun cuando lo que experimentamos sea una consecuencia de nuestras decisiones equivocadas, Dios esta observando desde una perspectiva diferente (más alta) todo lo que ocurre, y El sabe con exactitud hacia donde debemos mirar, o hacia donde dar vuelta, o que camino tomar para salir de la etapa o momento de estancamiento, ya sea en el aérea relacional, espiritual, congregacional, laboral, económica o de estudio. 1 Juan 3:20

También es necesario recordar y creer con firmeza que El conoce lo que esta por delante de nosotros y como El ya tiene pensado el bendecirnos y prosperarnos cuando le obedecemos. Dios tiene un plan especifico para cada uno de nosotros y El sabe con exactitud cuales y hacia donde deben ser los siguientes pasos que debemos dar, para que ese plan (no el nuestro) se complete y de la forma que El ya tiene determinado.

Dios conoce lo que tenemos más adelante o lo que viene a encontrarse con nosotros, y en conocer eso de nuestro Dios es en lo que podemos depositar nuestra confianza, especialmente en esos momentos de gran dificultad.

Cuando estamos en momentos así, lo que a nosotros como cristianos nos corresponde hacer es lo siguiente:

  • Primero: Aceptar que quizás hemos llegado a ese momento en donde prácticamente ya no sabemos que hacer. Es imperativo realizar un acto de total y plena rendición, que por cierto es una acción que va en contra de la cultura que el mundo nos ha enseñado al promover que por ningún motivo debemos rendirnos. Jeremías 33:3
  • Segundo: En intima oración, pedir perdón a Dios por haber tomado decisiones y realizado acciones sin haberlo tomado en cuenta, o que habiéndolo escuchado, lo ignoramos. Hageo 1:7-8 & 1 Juan 1:9
  • Tercero: Reportar y compartir a nuestro pastor, hermano mayor o anciano, en que situación nos encontramos y el porque. Reconocer que no somos autosuficientes, necesitamos ser escuchados, guiados, exhortados, disciplinados y consolados. Hebreos 12:5-11
  • Cuarto: En oración pedir a Dios guía y dirección para salir del problema con victoria, aun cuando el problema no se haya solucionado. “Señor no te pido que soluciones el problema, te suplico que en el nombre de Jesús me reveles con claridad y de acuerdo a mi entendimiento, lo que debo aprender de esto, así como el poder salir fortalecido para Tu honra y gloria”. Salmo 37:23-24
  • Quinto: Debemos adorar a Dios dando gracias por su misericordia y respuesta, aun cuando esta todavía no haya llegado, pues El nos da la victoria de acuerdo a Su Voluntad ante cualquier situación. Salmo 86:7
  • Sexto: Establecer con determinación que de aquí en adelante no tomaremos ninguna decisión sin antes consultar y obedecer a Dios. Juan 15:5

 

  • Séptimo: Pedirle a nuestra esposa (los que estamos casados) que nos ayude recordándonos que hemos determinado que por ningún motivo tomaremos ningún tipo de decisión sin antes consultar a Dios y obedecerle. Ella es nuestra ayuda idónea!

Que el Dios todo poderoso que creó todo lo existente visible e invisible, y que levanto a nuestros Señor Jesús de su muerte para ser resucitado, encienda y alimente una inquebrantable hambre por Su Presencia. Se lo ruego a Dios Padre en el nombre de Cristo Jesús quien vive sentado a Su diestra intercediendo por cada uno de nosotros, amén, amén.

logo-pie
Debe Vivir el Padre para que Viva La Familia!…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized